Consejo de Derechos Humanos. ONU.

Repite su argumento de que las acusaciones en su contra tienen ‘fines políticos’.

 

Por ADRIÁN RODRÍGUEZ B. Ginebra para DDC.-

—El relator especial del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas, José Antonio Guevara, presentó la víspera su informe ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) que sesiona en la ciudad suiza de Ginebra. Un representante del Gobierno cubano ocupaba una silla en el salón, listo para rechazar cualquier señalamiento.

En el documento Guevara subraya que adoptó “más de 90 opiniones sobre la detención de 246 personas en 47 países, y también transmitió 75 apelaciones urgentes a 34 gobiernos en lo concerniente a 117 individuos identificados”.

Amén de que esos números muestran el gran problema internacional que significan las detenciones arbitrarias, el relator especial añadió un dato positivo: “en un gran número de casos aquellas personas detenidas arbitrariamente fueron liberadas” gracias a la acción del Grupo de Trabajo.

Guevara, asimismo, mencionó la autorización de Bután para que el Grupo de Trabajo realizara una reciente vista por 20 lugares donde hay personas detenidas y se pudiera entrevistar confidencialmente con 150 de ellas. El caso más estimulante de todos parece ser el de Maldivas, donde fueron liberados todos los detenidos que el equipo de la ONU identificó tras la investigación de las denuncias.

“Desde 2016 ha habido un número creciente de comunicaciones por parte de estados y organizaciones” a las que el relator especial y sus colaboradores emplazan por la vía diplomática, especialmente en el caso de los países que condenaban a quienes se niegan a inscribirse en el Servicio Militar por razones de conciencia.

En cuanto a Cuba, el Grupo de Trabajo mencionó casos que considera evidenciaron violaciones del debido proceso y un juicio justo, como del líder del Movimiento Cristiano Liberación, Eduardo Cardet, el biólogo Ariel Ruiz Urquiola y el emprendedor Omar Rosabal Sotomayor.

“Tomamos nota del informe”, dijo el representante cubano. “Lamentamos que esté solamente disponible en inglés”, añadió refiriéndose al multilingüismo de Naciones Unidas.

“Rechazamos el uso de los procedimientos especiales con fines políticos”, continuó, y pidió constatar la veracidad de los casos que aparecen en el informe.

El Gobierno cubano, que niega la existencia de presos políticos en la Isla y la subordinación del sistema judicial a los intereses del Partido Comunista, suele rechazar en escenarios internacional cualquier crítica a su accionar en materia de derechos humanos.