Refinería Ñico López en La Habana. (AFP).

La petrolera reclama 280 millones de dólares bajo el auspicio del Título III de la Ley Helms-Burton.

DDC, Nueva York.-

—El Gobierno de Cuba solicitó a un juez federal de EEUU desestimar la demanda presentada por la petrolera Exxon Mobil contra las estatales CIMEX y CUPET, bajo el argumento de falta de jurisdicción en el caso y en su primera acción legal contra la Ley Helms-Burton en tribunales de EEUU, según publicó CiberCuba.

Ya en agosto pasado el sitio oficial Cubadebate adelantó que las firmas del Estado impugnarían tal reclamación, algo que presentó como “no inusual, ni ocurre por primera vez”, aunque para otros medios como El Nuevo Herald sí era algo inusitado.

Los abogados que representan a ambas empresas cubanas esgrimieron la Ley de Inmunidad Soberana de Estados Extranjeros (FSIA), vigente desde 1977, para rechazar el Título III por considerar que el demandante no proporciona suficiente evidencia para demostrar la excepción del “efecto directo” de una actividad comercial desarrollada fuera del territorio de EEUU.

“La historia legislativa del Título III también excluye el argumento del demandante, ya que muestra que el Congreso de EEUU deliberadamente eligió dejar sin cambios el régimen de inmunidad de la FSIA y sus prerrogativas jurisdiccionales”, señaló la moción presentada por el bufete Rabinowitz, Boudin, Tandard, Krinsky & Lieberman, con sede en Nueva York en un documento de 308 páginas.

“El argumento legal de daños financieros a ciudadanos y empresas domiciliados en EEUU ha sido rechazado repetidamente en los tribunales federales, incluso en casos por supuesto uso ilícito de la propiedad del demandante en el país extranjero”, agregó la petición presentada el pasado 8 de octubre.

El caso está asignado al juez Juez Amit Mehta en el tribunal del Distrito de Columbia, nombrado por el presidente Barack Obama en 2014.

Según el documento publicado por el medio independiente, el recurso de La Habana incluye testimonios de Marta Milagro Moreno Cruz, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, y Roberto Suárez Sotolongo, director adjunto de CUPET desde 2013, así como un total de 13 anexos con textos legislativos y documentos oficiales cubanos para legitimar el historial de las firmas demandadas.

La demanda de Exxon Mobil contra las citadas empresas estatales cubanas asciende a 280 millones de dólares, según citó un reporte de la agencia Bloomberg.

La reclamación se interpuso en Washington el 2 de mayo, el primer día en que se permitió a empresas estadounidenses ir a la Justicia luego de que el Gobierno de Donald Trump activara el Título III de la Ley Helms-Burton.

Tanto CUPET como CIMEX han participado con el “tráfico ilegal de propiedad confiscada del demandante”, incluidas cientos de estaciones de servicio, tanques de almacenamiento, una terminal marítima y la refinería Ñico López en La Habana, señaló el texto de la demanda.

“(El Gobierno de) Cuba nunca ha pagado y el demandante nunca ha recibido compensación por la expropiación de los bienes confiscados”, añadió.

“Exxon no ha autorizado a CIMEX ni a CUPET a refinar el petróleo crudo usando la propiedad confiscada, ni les ha autorizado a producir, transportar, poner a la venta o participar en ninguna actividad comercial relacionada con productos derivados del petróleo que son o han sido producidos usando la propiedad confiscada”, fundamentó la compañía al presentar la reclamación.

En la demanda explicaron que, al reportar ingresos anuales de hasta 1.300 millones de dólares, CIMEX es la “corporación comercial más grande de Cuba” y, según se informa, mantiene una división financiera que administra todos los pagos entre EEUU y la única empresa de turismo que los estadounidenses pueden usar para viajar a Cuba.

La antigua refinería de Standard Oil fue la primera propiedad de empresas de EEUU confiscada por el régimen de Fidel Castro después que la planta se opuso a refinar petróleo proveniente de la antigua URSS. Standard Oil se dividió en varias empresas, una de ellas es Exxon, que en 1998 se fundió con Mobil.