OPINION
Por Alexander Liao.

–La Asamblea del Estado de California aprobó recientemente un proyecto de ley que obliga a cursar un semestre de estudios étnicos como requisito de graduación para todos los estudiantes de secundaria. Muchos residentes de California, y un gran número de estadounidenses de origen chino, organizaron concentraciones de protesta para boicotear la propuesta de la legislatura estatal, por temor a la aplicación de teorías comunistas al estilo de la Revolución Cultural en las escuelas. Algunos padres abogan por no enseñar la Teoría Crítica de la Raza a sus hijos.

En las concentraciones de protesta contra el proyecto de ley, los carteles decían: “Alto a la educación del odio” y “Contra la revolución cultural comunista de California”.

Sin embargo, la propuesta se aprobó oficialmente a finales de mayo bajo el liderazgo de Jose Medina, representante demócrata del distrito 61 de California y presidente del Comité de Educación Superior.

La legislación se titula Proyecto de Ley de la Asamblea 101, o AB101. Hace que el nuevo Modelo de Curriculum de Estudios Étnicos de California sea un requisito para que todos los estudiantes de secundaria se gradúen. El verano pasado se aprobó un proyecto de ley similar en el Consejo de Administración de la Universidad Estatal de California, que exige que todos los estudiantes tomen estudios étnicos o un curso de justicia social para graduarse.

Estos cursos enseñan a los estudiantes la teoría de que el racismo sistémico existe en Estados Unidos. Todos los blancos tienen privilegios y actúan como opresores, mientras que las personas de color son víctimas. El colectivismo es bueno y el capitalismo es responsable de las instituciones racistas.

Mi problema con la Teoría Crítica de la Raza es cómo se obsesiona en educar a los estudiantes para que se clasifiquen a sí mismos, y les dice que esta clasificación determina predominantemente su papel en la vida.

El NY Post reportó sobre hechos similares en el sistema educativo de Nueva York.

El artículo detalla la información creada por un profesor asociado de estudios afroamericanos en la Universidad Northwestern de Illinois. El plan de estudios permite a los estudiantes realizar autoexámenes sobre su “privilegio blanco”. El director de un colegio público de la ciudad de Nueva York pidió a los alumnos blancos y a sus padres que tomaran el folleto y reflexionaran sobre sí mismos.

Divide a los blancos en ocho identidades blancas, e incluso viene con un diagrama que clasifica las identidades en una escala de colores de rojo a verde. El rojo es una persona blanca mala y el verde es una persona blanca buena.

Los “Supremacistas Blancos” son de color rojo brillante en el diagrama y se consideran el peor grupo de la lista por mantener una sociedad que “preserva, nombra y valora la superioridad blanca”.

La segunda peor identidad es el “Voyeurismo Blanco”, definido como alguien que “no desafiaría a un supremacista blanco, desea la no-blancura porque es interesante” y se apropia de la cultura negra “sin la carga de la negritud”.

El siguiente nivel es el “privilegio blanco”. Estos blancos pueden criticar la supremacía blanca pero siguen apoyando el dominio de los blancos.

Luego están los “Blancos benefactores” que solo se sienten mal en privado por la gente de color y no hablan en público de los problemas de las minorías.

En quinto lugar están los “Blancos confesionales” que buscan el reconocimiento de la gente de color y exponen la blancura en pequeña medida.

A continuación, “Blanco crítico” es la etiqueta para las personas que se dedican a exponer el “régimen blanco”.

La séptima categoría es la de los “Blancos traidores”, personas que activamente “subvierten la autoridad blanca y dicen la verdad a cualquier precio”.

Por último, pero no menos importante, están los “Blancos abolicionistas”. Esta se clasifica como la mejor identidad blanca para quienes pretenden desmantelar la blancura y se niegan a permitir que ésta se reafirme.

Además de los estudios étnicos, California también tiene cursos sobre cuestiones sociales en general. En ellos se pide a los estudiantes que comprendan la estructura de poder, las formas de opresión, el patriarcado, el anti-indigenismo, la islamofobia, la transfobia y los problemas LGBTQ.
Política de identidad en la China comunista

Estas prácticas reflejan la ideología comunista. Uno de los objetivos del comunismo es derrocar el sistema existente utilizando todos los métodos posibles para dividir a la sociedad en función de las identidades sociales, las clasificaciones de privilegios y establecer una cultura del odio para desintegrar inevitablemente la sociedad.

Tanto el leninismo como el maoísmo utilizaron métodos similares. La mayor diferencia es que utilizaron métodos revolucionarios violentos para masacrar directamente a varios contrarrevolucionarios. Sin embargo, durante el periodo revolucionario de su país y para mantener el poder, trataron de dividir la sociedad al máximo.

El Partido Comunista Chino (PCCh) tomó el poder en China continental en 1949. Sus prácticas reflejan la preocupación de la izquierda estadounidense por la clasificación rigurosa de las identidades y los privilegios. Todo el mundo en China continental tenía que informar de su origen, sus antepasados y si era rico o pobre durante los 49 años anteriores.

En aquella época, la división era más sencilla, con solo unas pocas categorías, como trabajadores, capitalistas, terratenientes, campesinos ricos, campesinos pobres, campesinos medios, artesanos urbanos y empresarios. Más tarde, esta clasificación identitaria se hizo más y más detallada, y por supuesto, hubo más y más tipos, hasta que finalmente hubo un código de nacimiento por orígenes familiares.

El padre de un amigo mío tiene una anécdota sobre la identidad durante el apogeo de la Revolución Cultural china. Él y un amigo estaban limpiando un día cuando el amigo rompió accidentalmente la estatua de yeso de Mao Zedong en el suelo. Atemorizado, tembló de miedo y casi se desmaya. El padre de mi amigo se apresuró a consolarle y le dijo: “No tengas miedo, si alguien te pregunta, di que la he derribado yo accidentalmente, no tú”.

La única diferencia entre los dos amigos es su origen e identidad. El padre de mi amigo nació de un campesino pobre, y su amigo de un terrateniente. En la China comunista, el mismo error cometido por un terrateniente le convierte en contrarrevolucionario, mientras que un campesino pobre sigue siendo inocente.

Cuando conté esta historia a la gente después de la Revolución Cultural, la mayoría la encontró absurda y se rió de la tontería. Nunca esperé que fuera tan relevante en Estados Unidos casi 50 años después.
Chinos estadounidenses escépticos

Muchos de los que protestan contra el proyecto de ley de estudios étnicos de California son chinos. Para los chinos de China continental o de Hong Kong o Taiwán, el hedor de estas teorías identitarias se capta inmediatamente porque es demasiado familiar.

En la manifestación de California, el padre Kelson Sun, habló con la edición en chino de The Epoch Times. Cree que dividir a la gente por el color de la piel y abogar por el racismo es, en realidad, allanar el camino para la realización de la discriminación racial. Por lo tanto, enseñar el contenido de los cursos de racismo en las escuelas es poner en práctica una especie de educación sistemática del odio. Dijo que la cuestión es que este tipo de educación es principalmente para incitar al odio.

Dijo: “Tanto si se trata de una división racial como de otras divisiones, se está incitando al odio. En la historia de la humanidad, ya sea en China continental, en Birmania o en Camboya, podemos ver claramente los homicidios causados por la educación del odio. Creo que cualquiera que conserve los cimientos de Estados Unidos no debería aprobar una propuesta así”.

Sun añadió además: “si hay estadounidenses que todavía no conocen [las consecuencias malignas], les sugiero que vayan al Memorial [a los niños muertos durante el régimen] de los Jemeres Rojos y vean los montones de huesos. Piensen por qué esa gente disparó a sus compatriotas. Es porque hay odio en sus corazones; odio. ¿De dónde viene? ¿No es un adoctrinamiento? Si no estás de acuerdo con este tipo de odio, no podrás graduarte o encontrar un trabajo. No queremos que nuestros hijos caigan en esta situación”.

Otro padre, el Sr. Li, dijo a la edición en chino de The Epoch Times que la teoría divide a Estados Unidos en dos clases: “oprimidos” y “opresores”. Según esta teoría, los blancos se clasifican como la clase “opresora”, y las demás personas de color como la clase “oprimida”. “Los asiáticos se han convertido en la clase “cuasi opresora” de la clase “adyacente a los blancos”. “Esto es puramente un ataque de odio contra los asiáticos”.

El Sr. Li añadió además: “Vinimos a Estados Unidos para buscar la libertad y los derechos humanos, y para buscar una vida mejor. Esperamos que la próxima generación crezca con todo tipo de libertades, en lugar de que le laven el cerebro y la imaginen como los Guardias Rojos de la Revolución Cultural China, llenos de odio hacia nuestra sociedad”.

Estoy de acuerdo con las opiniones de estos padres chinos.

La premisa de la Teoría Crítica de la Raza es una verdad que no requiere ser demostrada: que Estados Unidos es un país racista y opresivo.

Estados Unidos tiene problemas raciales, como todos los demás países. Todas las razas de este mundo, sean blancas o negras o amarillas; y todos los países de blancos, asiáticos o negros han tenido discriminación cultural o racial. No se pueden tomar estos problemas y etiquetarlos como sistémicos o institucionales en lugar de deberse a defectos de la humanidad.

Lo que más debemos vigilar es que algunas personas utilizan la identidad económica, racial, de género y de clase para dividir a la sociedad estadounidense y crear odio. El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones, y las divisiones bien intencionadas de la sociedad actual no son diferentes.

Alexander Liao es columnista y periodista de investigación sobre asuntos internacionales en Estados Unidos, China y el Sudeste Asiático. Ha publicado un gran número de reportajes, comentarios y programas de vídeo en periódicos y revistas financieras chinas de Estados Unidos y Hong Kong.
____

Fuente: The Epoch Times en español