La viuda de Castro en la Casa de la Guayabera. (ESCAMBRAY).

Soto del Valle, su hijo y nieta en Sancti Spíritus. (ESCAMBRAY).

DDC | Sancti Spíritus.-

UN PRIVILEGIO para @casaguayabera#SanctiSpíritus #Cuba recibir esta mañana a Dalia Soto del Valle, compañera y esposa de #FidelCastro. Junto a hijos y nietos recorrió la Casa que atesora la primera Guayabera vestida por #Fidel en 1994. @DiazCanelB @PresidenciaCuba@escambraycupic.twitter.com/zPOXojA3Px

— Carlo Figueroa (@casaguayabera) August 16, 2019

 

—La viuda de Fidel CastroDalia Soto del Valle, reapareció en la prensa oficial cubana haciendo una visita a la ciudad de Sancti Spíritus.

Acompañada por algunos de los hijos y nietos del dictador, Soto del Valle estuvo en la ciudad del centro de Cuba “en visita privada”, según el director de la Casa de la Guayabera, Carlo Figueroa.

La familia hizo su aparición pública en esa institución, un museo de prendas de vestir que exhibe 250 guayaberas usadas por figuras de la política como Hugo Chávez o el propio Castro, Gabriel García Márquez, y celebridades del deporte.

Soto del Valle y sus acompañantes se detuvieron con especial interés ante la primera guayabera que usara Castro, y que fuera donada en 2009 al museo espirituano.

Figueroa relató al semanario oficial Escambray “la emoción vivida por la trinitaria Soto del Valle al ver de nuevo esta prenda de vestir que el entonces presidente cubano luciera el 14 de junio de 1994 en Cartagena de Indias, Colombia, durante la IV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.”

También la comitiva recorrió una exposición de fotos de Castro durante sus visitas a Sancti Spíritus, el Museo de Arte Colonial de la ciudad y la casa donde vivió el escritor oficialista Tomás Álvarez de los Ríos.

Excepto por la mención en Escambray, la visita no ha recibido atención en los medios oficiales del país.

Soto del Valle, que tuvo muy poca presencia pública mientras Castro vivía, se convirtió en una imagen más frecuente durante los últimos años de vida del dictador.

Natural de la ciudad espirituana de Trinidad, Dalia Soto del Valle comenzó sus relaciones con el dictador en la década de 1960, pero no se casó con él hasta 1980. Tuvieron cinco hijos.

Después de la muerte de Castro, tanto Soto del Valle como sus hijos han participado en la inauguración de exposiciones y en homenajes del régimen a su difunto líder.

La familia Castro fue tratada durante años como un secreto de Estado.