Laritza Diversent, en Bruselas. / El Foto © Twitter @HillelNeuer.-

—La abogada y activista cubana Laritza Diversent criticó que la Unión Europea excluya a opositores de su diálogo con el régimen cubano.

Para esta exiliada la política de la Unión Europea (UE) “ésta se enfoca en un diálogo con el Gobierno y no con quienes realmente tienen la posibilidad de promover un cambio dentro de la Isla, que son los activistas reprimidos”, afirmó Diversent a la agencia EFE.

Esta cubana, directora ejecutiva en Cubalex, contó en la Cumbre de Ginebra por los Derechos Humanos y la Democracia cómo fue ser opositora al régimen cubano, que la obligó a abandonar la isla.

“Ni la Unión Europea ni Estados Unidos pueden entrar a Cuba y verificar cuál es la situación de derechos humanos o documentar violaciones. Esto solo lo pueden hacer las organizaciones de la sociedad civil que el Gobierno cubano insiste en hostigar y hacer desaparecer”, apuntó.

La activista denunció que la UE hace lo que le dice el régimen de La Habana. “Si el Gobierno le dice que no hable con tal persona u organización, la Unión Europea no lo hace. Los reyes de España y otras personalidades europeas no se han reunido con organizaciones opositoras en sus visitas a Cuba”, agregó.

En la entrevista también se opuso a las sanciones de EEUU a la isla porque “llevamos 60 años con la misma política y nada ha cambiado, sólo ha servido para que el gobierno se atrinchere”, señaló.

Entre las medidas que criticó están la posible restricción de envíos de dinero de Western Union desde terceros países y solo desde EEUU.

“Si Western Union empieza a poner obstáculos para que en Cuba se reciba dinero de remesas, muchas organizaciones no tendrán recursos para cumplir con sus actividades, ni para presionar desde dentro al gobierno”, expresó.

Diversent, consciente de que sus críticas a EEUU puede traerle problemas con otros opositores, agregó que el gobierno de Miguel Díaz-Canel sigue sin dar muestras de acabar con la represión contra los ciudadanos no afines, quienes siguen forzados al exilio.

“Díaz-Canel ha asumido en este sentido una política de continuidad” y fomenta desde las redes sociale “la discriminación contra los cubanos que piensan diferente”, como mismo hacen otros altos funcionarios e instituciones estatales.