“Somos de carne y hueso y hemos sufrido marginación, deportación, difamaciones, años de prisión, amenaza de fusilamiento… Todo por una razón: escribir lo que nos sale del alma, por ser periodistas independientes”.