Wood pidió al Tribunal de Distrito de Estados Unidos en el Distrito Norte de Georgia que ordene a los funcionarios electorales llevar a cabo la verificación de la firma y la identidad de los votantes de conformidad con la ley estatal y no con las directivas de los funcionarios electorales. La demanda también impugna los procedimientos electorales relacionados con cómo, cuándo y dónde se entregan y abren los votos en ausencia.

“Como resultado de las violaciones de parte de los Demandados a la Constitución de Estados Unidos y al esquema de elección de la legislatura de Georgia, la segunda vuelta de las elecciones es y será llevada a cabo de manera inconstitucional y debe ser subsanada de manera constitucional”, dice la demanda (pdf).

Wood afirma que el procedimiento de verificación de firmas que Georgia adoptó mediante un acuerdo de litigio es ilegal porque usurpa la autoridad de la legislatura del estado, que había promulgado un requisito detallado para el proceso.

Según el estatuto del estado, los votos en ausencia cuyas firmas no coinciden con las registradas deben ser rechazadas por los secretarios electorales que las procesan. La norma adoptada mediante el arreglo del litigio exige que los secretarios que crean que una firma no coincide con la que figura en los archivos encuentren a otros dos funcionarios electorales para que estén de acuerdo con ellos. Si al menos uno de los dos funcionarios electorales está de acuerdo con el secretario, los tres funcionarios deben firmar sus nombres en el sobre que se rechaza.

“Los demandados cambiaron así el claro procedimiento reglamentario para confirmar la identidad del votante en el momento de la votación, de modo que en lugar de que un trabajador electoral revise las firmas, un comité de tres trabajadores electorales se encarga de confirmar que las firmas de los votos en ausencia son defectuosas antes de rechazar un voto”, afirma la demanda.

“Al designar un comité de tres para revisar la identificación de los votantes ausentes por correo pero haciendo que un solo trabajador electoral revise la identificación de los votantes en persona, el procedimiento impugnado favorece los votos en ausencia, trata a los votantes ausentes de manera diferente a los votantes en persona y valora más los votos en ausencia que las votos de los votantes en persona”.

La demanda también impugna un procedimiento promulgado por los funcionarios electorales en el que se pide que se abran y cuenten los votos en ausencia tres semanas antes de la elección. La ley electoral de Georgia exige que los votos por correo y votos en ausencia se abran y cuenten el día de las elecciones.

“Esta norma de emergencia contraviene directamente las leyes de la Asamblea Legislativa de Georgia en su facultad plenaria de dirigir la forma de la segunda vuelta de las elecciones —la Asamblea Legislativa estableció en el estatuto su propósito de impedir la apertura anticipada— para ‘impedir la manipulación y el acceso no autorizado”, afirma la demanda.

“El Código y el Reglamento son incompatibles y mutuamente excluyentes. La Regla debe ser declarada inválida y eliminada y/o el demandado debe ser inhabilitado para emplear la Regla”.

La anterior demanda de Wood en Georgia fue desestimada por los tribunales de distrito y de circuito. Desde entonces el abogado ha apelado las decisiones ante el Tribunal Supremo. La Corte Suprema anuló la petición de Wood de una orden de certiorari —la solicitud de revisar el caso— el viernes pasado.

“Desde la elección del 11/3, se han documentado claros casos de destrucción de pruebas. El tribunal de Georgia debe actuar en forma urgente para poner fin a estos actos que constituyen una obstrucción a la justicia. ¿Un juez detendrá estos actos ilegales? ¿Se respetará el estado de derecho?”, escribió Wood en Twitter sobre la nueva demanda. “Un juez justo e imparcial debe reunir el coraje para detener la locura de la elección en Georgia”.