Select Page

“Me avergüenzo de ser miembro del partido comunista chino”

“Me avergüenzo de ser miembro del partido comunista chino”

Fuente: Minghui.org

–Ye Lei, profesor universitario y consejero de salud mental, recientemente, decidió renunciar el partido comunista chino (PCCh) y a sus organizaciones afiliadas.

«Cuando era joven, me dejé engañar por las dulces palabras del partido comunista chino y adoraba a los espíritus comunistas; no me avergonzaba de ellos, sino que me sentía orgulloso. Un estudiante vino a hablar conmigo y me dijo que su familia tenía dificultades económicas y que quería abandonar la escuela. Cuando le insistí de que no lo hiciera, señaló que su padre había sido detenido por criticar al gobierno. La familia gastó todos sus ahorros en sobornos a las autoridades. El joven no pasó la revisión de antecedentes políticos y no estaba calificado para recibir una beca, por tal motivo no pudo pagar la matrícula y las cuotas», mencionó Ye en una declaración pública en el sitio web de Global Tuidang (renuncia al partido).

«Después de escuchar su historia, me avergoncé de pertenecer al partido. Por la presente declaro mi renuncia al partido comunista chino y a sus organizaciones afiliadas y exculpo mis pecados».

Al igual que Ye, muchos chinos solían creer en la propaganda del PCCh que se promocionaba como «grande, glorioso, justo». Estaban orgullosos de ser miembros del partido. Solo después de que ellos vieron, escucharon y experimentaron la brutalidad del PCCh personalmente, se dieron cuenta que habían sido engañados todo el tiempo y decidieron renunciar al partido y dejar de estar vinculados a él.

Esto es lo que algunas de estas personas dijeron en sus sentidas declaraciones, en el sitio web de Tuidang (renuncia al partido).

«Denunciar este acto de genocidio»

Xiaochuan, de Chengdu, provincia de Sichuan, escribió, el 7 de marzo de 2020: «Soy Xiaochuan (un seudónimo), un funcionario de la oficina de salud de la provincia de Sichuan. Hace poco escuché en el trabajo una conversación secreta entre dirigentes. Para mantener el control indefinidamente, los funcionarios de alto nivel del PCCh se están preparando para extraer un lote de órganos humanos para trasplantar a funcionarios de alto nivel. En realidad, solo hay un puñado de personas infectadas con Covid-19 en la provincia, pero el ‘tratamiento’ es en realidad una oportunidad para que el PCCh obtenga órganos sanos. Los dirigentes también subrayaron la necesidad de que la provincia confirme más de 1000 ‘casos’ para cumplir su ‘cuota’ de 200 órganos, explicó Xiaochuan.

«Soy un funcionario del PCCh y me quedé sorprendido cuando escuché esto. Ahora comprendo lo malvado que es el PCCh. A mi anciana madre le diagnosticaron Covid-19 y ahora está encerrada en el hospital para recibir «tratamiento» y no se le permite salir. Lo siento mucho. Quiero renunciar al PCCh y aprovechar esta oportunidad para denunciar este acto genocida», indicó Xiaochuan.

«Solo hoy me atrevo a decir la verdad sobre el 4 de junio»

Shuyue, de la provincia de Liaoning, fue testigo de la masacre del 4 de junio en 1989. En su declaración para renunciar al PCCh y a sus organizaciones, el 8 de enero de 2020, reveló que estuvo en el ejército en Beijing durante la masacre y vio de primera mano lo que el ejército comunista chino hizo a los estudiantes. Lo que presenció fue solo la punta del iceberg.

«Después de que el ejército aplastó con sus tanques a los estudiantes manifestantes que se negaban a abandonar la plaza de Tiananmen, el suelo estaba lleno de cadáveres y de sus pertenencias. Los soldados utilizaron camiones para llevarse sus pertenencias y helicópteros para transportar los restos. Luego, decenas de camiones de bomberos vinieron a lavar la sangre de la plaza de Tiananmen, y las autoridades prohibieron que nadie dijera la verdad. Según la ley militar, cualquiera que hablara sería severamente castigado (hecho ‘callar’ o lo harían ‘desaparecer’)», expresó Shuyue.

«Ahora que estoy retirado del ejército desde hace décadas, me atrevo a decir hoy un poco de la verdad de los practicantes de Falun Gong. Creo en lo que una practicante de Falun Gong me contó sobre la persecución a su fe y seguí su consejo de renunciar al PCCh y a sus organizaciones. Que Dios bendiga nuestras vidas con paz, fortuna y seguridad en tiempos difíciles», agregó Shuyue.

«Asombrado por lo que vi en la casa del presidente del comité de la ciudad».

El 13 de marzo de 2021, Quan Xiaojun, de la provincia sureña de Guangxi, escribió: «Siempre creí que el partido comunista chino nos llevaría a ser ricos y fuertes, para que China dejara de ser intimidada por los extranjeros. Con esa idea, me afilié al partido, esperando hacer mi parte para que China fuera rica y fuerte.

«Pero hace poco, el presidente del comité del pueblo me llamó a su casa para una reunión. Pensaba que, bajo la dirección del partido, todos sus miembros serían honestos y rectos, pero cuando abrí la puerta de la casa del presidente, ¡me quedé atónito ante lo que tenía delante! La habitación estaba lujosamente decorada y había varias chicas jóvenes vestidas solo con lencería que rodeaban al presidente y le hacían comentarios explícitos. Cuando el presidente me vio, incluso pidió a una de las chicas que me ‘sirviera’, pero me negué”, manifestó Quan Xiaojun.

«Estaba muy decepcionado con el presidente. Se lo conté a mis amigos que se habían afiliado al partido y todos me dijeron que habían tenido experiencias similares. Después de oírlo, perdí la confianza en el partido y me avergoncé de cómo engaña a la gente. Aprendí mucho sobre la oscura historia del partido. Ahora opté por renunciar a él y volver a encarrilar mi vida. Espero que mi experiencia convenza a más gente para que reconozca la naturaleza malvada del PCCh», añadió el funcionario.

«No quiero cargar con la culpa de la organización»

Wang Tianzhen, que escribió una declaración para renunciar al PCCh y a sus organizaciones, el 9 de marzo de 2020, señaló: «Soy un trabajador sanitario. Me afilié al partido comunista después de graduarme, únicamente para encontrar un trabajo. Gracias a mi pertenencia al partido y a mis vínculos familiares, encontré un trabajo ideal. Cuando llevaba un año trabajando, me di cuenta de las fuertes luchas personales en el trabajo. Los dirigentes no dejaban de hablar de los principios del partido, pero abusaban y perseguían a sus subordinados a su antojo”.

«Dos de mis compañeros trabajaban en el mismo sistema y también eran miembros del partido. Sus supervisores abusaban de su poder, aceptaban sobornos y les hacían cargar con la culpa cuando las cosas no andaban bien. Mis dos compañeros acabaron en la cárcel”, mecionó Tianzhen.

«Fuí testigo de la responsabilidad del partido de demasiados actos turbios durante muchos años. Por la presente, declaro mi renuncia al partido comunista chino y, a partir de ahora, rompo mis vínculos con esta organización canalla. No quiero convertirme en un cordero para sacrificio, ni acabar en una urna. No quiero cargar con la culpa de la organización. No quiero ir a la cárcel por ellos y no quiero luchar todo el día para ganarme la vida. Espero que pronto haya una nueva China sin el partido», agregó el trabajador de la salud.

«Mi mejor amigo fue humillado por un funcionario del partido»

El 16 de octubre de 2020, un estudiante de 24 años de apellido Tian escribió en su declaración para renunciar al PCCh: «Tenía un buen amigo que era jugador de fútbol. Fue humillado al ser desnudado y obligado a ladrar como un perro porque chocó con un elegante coche de un funcionario del partido. Conocí a muchas personas que fueron perseguidas. Nuestra familia también fue perseguida y perdió 1,910,000 yuanes por ello. Declaro que hoy renuncio al partido».

«Son unos mentirosos sin escrúpulos»

Liu Xin dijo en su declaración de renuncia al partido el 17 de diciembre de 2020: «Cuando era joven trabajé como secretario del pueblo durante muchos años, y prácticamente trabajé para el partido toda mi vida. Ahora soy viejo y tengo mala salud y ya no puedo trabajar”.

«El año pasado, los dirigentes del pueblo y de la ciudad vinieron a verme y me pidieron que tomara la iniciativa de demoler mi casa. El gobierno quería renovar la casa en ruinas y prometió construirme una nueva. Ahora la casa desapareció, pero nadie vino a construirme otra, y nadie se hace responsable. Ni siquiera tengo un lugar adonde vivir. Ahora entiendo que el malvado partido es un mentiroso sin escrúpulos. Quiero renunciar al malvado partido y no estar más vinculado a él», agregó Xin.

El llanto de los trabajadores

El 19 de diciembre de 2020, Xiao En, de Anhui, dijo que creció en una zona rural, donde los dirigentes de los pueblos malversaban los subsidios de las familias de bajos ingresos y utilizaban los fondos públicos para su beneficio personal.

«Desde que era niño, me desconcertaba este mundo injusto, y cuando estaba en la escuela primaria, me obligaron a unirme a los jóvenes pioneros. El profesor me animó muchas veces a unirme a la liga juvenil e incluso me amenazó con que, si no lo hacía, perdería los premios que había ganado. No estaba de acuerdo con los métodos educativos de lavado de cerebro utilizados por el PCCh y abandoné la escuela secundaria” añadió En.

«Debido a mi bajo nivel educativo, hago principalmente trabajos manuales. Un jefe no me pagaba, así que llamé a la policía, a la línea directa del alcalde y a la oficina de trabajo, pero nadie me hizo caso. Cuando le pedí a mi jefe que me pagara, utilizó sus contactos para ponerme bajo custodia policial durante un día. Cuando salí, me sentí profundamente resentido por la injusticia. Este gobierno corrupto del PCCh está absorbiendo cada gota de sangre de la gente común. La ley laboral del PCCh es una broma. El pueblo chino debe despertar», comunicó En.

Después de la pérdida de un hijo

En marzo de 2020, Qiao hizo las «tres renuncias» [retirarse del PCCh, de la liga de la juvenil comunista y de los jóvenes pioneros] por él como por su hijo fallecido. Explicó que, incluso en la escuela primaria, había pensado que las lecciones políticas eran extrañas. Cuando estaba en la secundaria, tuvo lugar la «Masacre de Tiananmen» y se enteró de las mentiras sistemáticas del PCCh. Desde que terminó el instituto y se puso a trabajar, está muy disgustado con el PCCh.

«El año pasado, mi hijo de 8 años tuvo un accidente en la escuela pública. Ninguno de los profesores, la enfermera de la escuela o los directivos de la escuela lo salvaron. La enfermera no tenía licencia y no sabía nada [de enfermería]. La escuela se desentendió colectivamente de la vida y eludió su responsabilidad. Al final perdí a mi querido hijo. Quiero renunciar a los jóvenes pioneros y a la liga juvenil por mí, y por mi hijo muerto, quiero renunciar a los malvados jóvenes pioneros que intentaron lavarle el cerebro e ignoraron su vida», dijo Qiao.

«Etiquetados como ‘alborotadores’»

Bang. Z. Yu, de Guangdong, escribió en su declaración para renunciar al partido, el 20 de marzo de 2021: «El partido comunista chino me lavó el cerebro cuando era niño y pensé que unirme a la liga juvenil y al partido sería glorioso. Cuando estaba en la universidad, no pude burlar el cortafuegos de Internet y tenía acceso a información limitada, así que me uní al partido”.

«Después de graduarme, me trasladaron a mi pueblo, donde vi la verdadera cara del PCCh. Las llamadas «elecciones» son básicamente nombramientos internos. El partido no se avergüenza de decir que acepta que la gente necesita ser vigilada, pero en cuanto el pueblo ejerce su derecho a vigilar al líder, se lo tilda de ‘alborotador’», relató Yu.

«Señalados por la policía secreta»

El 8 de abril de 2020, Xu Jie, de Tianjin, dijo que cuando era joven y estudiaba física en una de las universidades de China, fue blanco de la policía secreta por ayudar a un amigo a denunciar unos informes falsificados. Las autoridades tomaron represalias y no pudo obtener un título de maestro. Sin un título, su trabajo fue reducido a hacer simples tutorías extracurriculares, para ganarse la vida.

En 2019, por su descontento la sociedad, rindió un homenaje a las víctimas de la masacre de la plaza de Tiananmen. El ejército comunista de Internet lo tildó de «reaccionario» y fue atacado con insultos en Internet.

Al ver cómo el virus de Wuhan causó estragos en China en los últimos meses, haciendo sufrir a innumerables personas, y consciente de que el partido sigue ocultando información para engañar a la gente, decidió dar la cara y trazar una línea clara para apartarse de este malvado partido.

«Puedes unirte al partido tras pagar 850 yuanes»

Wu Dawei, hizo una declaración, el 22 de junio de 2020, para renunciar el PCCh. Él mencionó que cuando estaba en el ejército en la década de los noventa, el instructor de la compañía le informó una vez en privado que podía unirse fácilmente al partido pagando 850 yuanes. Wu se sorprendió y preguntó a su padre qué hacer. Su padre le dijo: «No te afilies nunca al partido comunista». Sin embargo, cuando se retiró del ejército, figuraba como miembro de la liga juvenil sin que él lo supiera.

«Mi hijo fue interrogado tras visitar una página web en el extranjero»

El 18 de noviembre de 2020, el Sr. Yao, de Chengdu, provincia de Sichuan, señaló en su declaración para renunciar el PCCh: «Soy un viejo miembro del partido y me estoy acercando a la edad de jubilación. Participé en el llamado contraataque de autodefensa contra Vietnam, serví en la unidad de artillería y ahora trabajo en una institución pública. Hoy siento que ya no puedo demorarme más y debo renunciar al partido».

«Este partido es cada vez más dictatorial. Económicamente, el país avanza, pero el pueblo retrocede. Es peor que antes. Mi hijo fue interrogado por la seguridad del estado porque burló la censura de Internet y visitó un sitio web en el extranjero. Eso aterrorizó a toda nuestra familia. Fue una suerte que no tuvieran pruebas para procesarlo» comentó Yao.

About The Author

Leave a reply

Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons
2 hours ago
CUBAneate

... See MoreSee Less

4 days ago
CUBAneate

... See MoreSee Less

Load more