Efigenio Ameijeiras. / DUKE UNIVERSITY.-

 

Ameijeiras fundó la primera célula clandestina del Movimiento 26 de Julio y participó en la guerra liderada por Fidel Castro contra Fulgencio Batista.

 

DDC, La Habana.-

Efigenio Ameijeiras Delgado, uno de los últimos comandantes de la Revolución y expedicionario del yate Granma, murió en La Habana a los 88 años, según informaron a DIARIO DE CUBA fuentes desde la Isla, y también publicó en su página de Facebook el periodista Juan Juan Almeida.

Aunque los medios oficiales reconocieron que Amejeiras había muerto en la noche del domingo 9 de febrero “a causa de un shock séptico”, no publicaron la noticia hasta pasado el mediodía de este lunes, después que DIARIO DE CUBA se refiriera a los hechos.

A pesar del retraso, el diario oficial Granma incluyó en su obituario un cartel de “Última hora”.

Nacido en Puerto Padre, Las Tunas, en 1931, Ameijeiras participó en la guerra liderada por Fidel Castro contra Fulgencio Batista. Fundó la primera célula clandestina del Movimiento 26 de Julio y tomó parte en la expedición del yate Granma, luego de trabajar como chofer de alquiler.

Posteriormente, fue el segundo jefe del Frente “Frank País”, durante la campaña guerrillera en la Sierra Maestra, y consiguió el grado de Comandante de la Revolución.

Ameijeiras es también recordado en Cuba como hermano de otros tres combatientes clandestinos que no sobrevivieron a la guerra: Juan Manuel (asaltante del cuartel Moncada en 1953, acción en la que murió), y Gustavo y Ángel, quienes murieron en un enfrentamiento con la Policía de Batista en 1958.

Después de 1959, Ameijeiras Delgado fue designado por el presidente provisional Manuel Urrutia como Jefe de la Policía Nacional Revolucionaria. En su cargo al frente de ese cuerpo, aseguró: “Aspiro a que el nuevo policía de la Revolución sea visto como un defensor de los derechos ciudadanos, de la propiedad y de la vida, no como un enemigo del pueblo”.

Posteriormente, fue ascendido a General de División de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), y el régimen le entregó el título honorífico de Héroe de la República de Cuba en 2001.

Ameijeiras Delgado escribió además varios libros acerca de la lucha guerrillera, que constituyeron la trilogía Más allá de nosotros, La clandestinidad y La Sierra Maestra, así como 1956. Un año tremendo, el libro de poesía El amor todo el tiempo y la noveleta para niños Tafie y la caoba gigante.

En 2010, Diana Ameijeiras Masaira, la hija mayor de Ameijeiras, quien tenía 49 años, se suicidó lanzándose de un céntrico edificio del barrio habanero de Nuevo Vedado, según reportó el sitio independiente Café Fuerte.

De acuerdo con el analista y escritor Juan Juan Almeida, Ameijeiras vivió sus últimos años prácticamente olvidado por las altas esferas del régimen, enfermo y sobreviviendo gracias a la ayuda de familiares y amigos, en su mayoría exiliados en EEUU.