La activista califica de ‘falsas’ las alegaciones presentadas por la televisión del régimen.

DDC, Miami 

—La activista cubana Ana Olema, residente en Miami, rechazó este martes en su cuenta en Facebook las acusaciones de que financia al grupo incógnito Clandestinos, que desde principios de año ha manchado con sangre bustos de José Martí y vallas políticas en La Habana.

Bueno, quién es el último de la cola para salir en el NTV?? 🤦‍♀️ #elcambioesya #granmamiente #ntvmiente

Publicada por Ana Olema en Martes, 21 de enero de 2020

“No quieren reconocer que el descontento popular está escalando y que tienen un oposición Legítima y autóctona”, escribió Olema en su cuenta en Facebook y calificó de “falsas” las acusaciones en su contra.

El régimen presentó este martes, en un reportaje transmitido en el Noticiero Estelar de la Televisión, a Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, a quienes los medios oficiales achacaron los sucesos en una nota oficial publicada el 8 de enero pasado.

Ambos llevaban varios días detenidos. Reconocieron ser autores de los actos y acusaron a Olema de pagarles para hacerlo. El noticiero los presentó como delincuentes y, a uno de ellos, como drogadicto.

Como hace con todos sus críticos, el régimen dijo que Olema sirve al Gobierno de Estados Unidos.

“A estas altura es imposible darle crédito a un reportaje hecho por una prensa al servicio de una dictadura, con unos entrevistados que no están siendo entrevistados, sino que después de días y días bajo interrogatorio, en las mazmorras de la Seguridad del Estado, se les obliga, sabe Dios bajo qué amenaza, a decir cualquier cosa”, respondió Olema.

“Estaríamos orgullosos de apoyar cualquier movimiento de resistencia civil y cívica en Cuba, pero esas acusaciones son falsas. Ese movimiento nació dentro de Cuba espontáneamente y ahora ellos quieren decir que no, que es una fabricación del extranjero porque no quieren reconocer que el descontento popular está escalando y que tienen un oposición legítima y autóctona”, añadió.

“Son acusaciones falsas, de un sistema represivo que está utilizando los medios y la propaganda para perseguir y hostigar al pueblo cubano. Asesinando su reputación, señalándolo de manera pública, sembrando pruebas fraudulentas, operando desde el terror”, dijo Olema.

“Esto es un crimen de Estado”, concluyó.