La académica cuestionó el silencio de agencias como EFE, Reuters y AP sobre la dura realidad de los que adversan pacíficamente al régimen de La Habana.

 

—La profesora cubana, Omara Ruiz Urquiola, criticó a las agencias de noticias extranjeras, que tienen corresponsalías en la isla, por no cubrir la reciente ola represiva contra activistas, periodistas y artistas.

En una entrevista con Américateve, la académica cuestionó el silencio de agencias como EFE, Reuters y AP sobre la dura realidad de los que adversan pacíficamente al régimen de La Habana.

“Me dirigí a las instituciones internacionales porque han hecho caso omiso de la realidad de Cuba desde el año 1959. Siguen varados en toda la fotografía de la épica revolucionaria, la etapa romántica, idílica e invisibilizan con toda intención la realidad de lo que nos está pasando”, señaló.

De acuerdo con Ruiz Urquiola, son 15 millones de cubanos, fuera y dentro de la isla, “víctimas todos de una familia en el poder. Vivimos dentro de un feudo en pleno siglo 21, y la intención de nuestra generación y de algunos más jóvenes es cambiar esa realidad y meter a Cuba en este siglo”.

La ex profesora del ISDI dijo que “tenemos derecho a insertarnos realmente en el mundo. Las agencias de noticias internacionales EFE, AP, Reuters no cubren nada de lo que está pasando; o sea, funcionan como pantalla. La situación de cuba es muy particular y hay que cambiarla y nosotros la vamos a cambiar”.

Omara integra el grupo de unas 13 personas que se encuentran atrincheradas en la sede de dicho movimiento San Isidro para apoyar, desde la literatura, al músico contestatario, Denis Solís, preso por supuesto ‘desacato’.

Durante los días que puedan aguantar, leerán poesía a favor de la libertad de Solís González.

Leerán textos de autores como Federico García Lorca, Nicanor Parra, Francisco de Quevedo, Dylan Thomas o Sor Juana Inés de la Cruz; y de autores cubanos como Rafael Alcides, Virgilio Piñera, Lezama Lima, Dulce María Loynaz, Grupo Diáspora(s), Omar Pérez, y otros.

El grupo de disidentes pidió a la población a unirse a la sede, ubicada en Damas 955 entre San Isidro y Avenida del Puerto.

“Aquí estaremos por varios días un grupo de artistas y amigos compartiendo nuestras obras preferidas, cantando, actuando e imaginando una Cuba más plena para todos. Queremos que se unan al susurro poético todos los que entiendan que, al exigir la liberación de Denis, estamos exigiendo también nuestra propia liberación. Igualmente les pedimos a los cubanos y cubanas que, se encuentren donde se encuentren, se sumen a la lectura. Que nos envíen sus videos, que los cuelguen en sus redes sociales con el hashtag #FreeDenis, aquí o allá, desde Bruselas o de Soriano, porque Cuba va en nosotros, y es una «curva de suspiro y barro”, concluye el comunicado.

Cabe destacar que la sede no tiene condiciones óptimas para vivir: duermen en el suelo y la comida, como en toda la isla, es escasa.

Desde hace aproximadamente dos semanas, el régimen cubano se ha ensañado con este grupo por pedir pacíficamente la liberación de su colega.

Solís González fue condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’, tras ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020, en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa, y le realizaron un juicio sumario dos días después.