Según la organización Alianza por la Libertad Global, el PCC estaría detrás de cinco párrocos cubanos que denunciaron la extrema pobreza y la falta de libertades en Cuba.

 

Partido Comunista amenaza a religiosos cubanos
—La Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba sancionará a cinco sacerdotes cubanos, denunció este 12 de noviembre el abogado Jasón Poblete.

Poblete compartió en su cuenta de Twitter un informe de la organización Alianza por la Libertad Global, con sede en Washington, donde hace la advertencia, dirigida a la comunidad internacional y la sociedad civil de la isla.

Al parecer, la Conferencia de Obispos de Cuba recibió una amenaza del régimen con tal de acallar a los religiosos disidentes. La firmante de la carta sería Caridad Diego, jefa de la Oficina del PCC y aludiría a la participación activa de los religiosos en redes sociales.

Estos miembros de la jerarquía cubana se han hecho eco de la situación de pobreza y falta de libertades en Cuba, que atraviesa una situación particularmente difícil en medio de la pandemia de la Covid-19.

Entre los que provocaron la ira del PCC está Alberto Reyes, párroco de Esmeralda, quien en su “Crónica del Noreste III”, disecciona la realidad cubana, haciendo hincapié en el miedo paralizante que envuelve la sociedad.

En su perfil personal en Facebook el religioso también expresó su inconformidad con el “silencio de los obispos” sobre el ineficiente sistema político que rige el país y las dificultades que sufren los cubanos.

El por años vicerrector del Seminario San Agustín, en Camagüey, confesó: “he dicho lo que tenía guardado entre pecho y espalda”, luego de afirmar que “el comunismo es una gran mentira” y que “Cuba es una cárcel grande donde, si te portas mal, te meten en otra más pequeña. Y como cárcel al fin, nos sentimos controlados”.

Es de suponer que el otro sacerdote al que señala especialmente la carta del PCC es el padre es Jorge Luis Pérez, de quien circuló en octubre una encendida homilía en la cual se habla de libertad religiosa y donde Pérez llama “tirano” a quien no dimite por el bien de su pueblo.

El párroco de San Francisco de Paula, en el municipio capitalino de Diez de Octubre, dijo en su larga homilía: “cuando un gobernante no está dispuesto a dimitir, a quitarse del medio por el bien común, por el bien de su pueblo, por el bien de su sociedad: ese César es un tirano, porque ningún gobernante está por encima de su pueblo”.

El informe de Poblete también menciona a los padres José Conrado, de Trinidad; Castor Álvarez, capellán del reparto El Modelo, en Camagüey y Rolando Montes de Oca, párroco de Vertientes y vicerrector del Seminario de San Agustín, también en Camagüey.

Ante los crecientes casos de persecución religiosa, protagonizados por esta dependencia del PCC, la Alianza por la Libertad Global, dirigida por Poblete, solicita al gobierno de EEUU que sanciones a esta dependencia del régimen cubano.