Vista de la Unidad de Policía de Cuba y Chacón, en La Habana Vieja. / CUBAMAPS.-

Por montar patineta, vender maquinitas de afeitar o ‘asediar’ a los turistas se puede acabar preso en Cuba.

 

 

DDC, La Habana.-

—“¿Por qué tú estás aquí?”, pregunta uno de los detenidos por la Policía cubana a otros hombres arrestados, que permanecían en un calabozo de la unidad de Cuba y Chacón, en La Habana Vieja, de acuerdo con un video publicado esta semana en el canal de YouTube Cubamax TV Digital-Media.

“Por montar patineta en la esquina de mi casa. Me pusieron las esposas y tó”, responde el más joven del grupo.

“Aquí, por 50 maquinitas de afeitar”, le sigue otro. “Dicen que por asedio [al turismo]”, indica el próximo.

“Yo estoy aquí porque estaba hablando con un turista, recomendándole un sitio de comida cubana, y [los policías] dicen que eso es asedio. Entonces, en mi país, en Cuba, no puedo conversar con un turista. ¿Eso qué cosa es?”, pregunta uno de los arrestados frente a la cámara.

Además, otros de los detenidos aseguran que fueron aprehendidos por la Policía porque no portaban su carné de identidad o su licencia de conducción, entre otras razones que resultan inaudibles por la mala calidad del video.

“Aquí no hay derechos”, asegura el entrevistador, una vez que concluye su encuesta.

¿Por qué están presos?

Aunque no hayan cometido ningún acto criminal, la Policía tiene la potestad de enviarlos al calabozo por el hecho de que ―potencialmente, según las autoridades― podrían cometer algún delito.

De hecho, uno de las figuras delictivas más comunes usada por el Gobierno cubano para encarcelar a voces críticas o a personas que no han cometido ningún acto criminal es la llamada “peligrosidad social predelictiva”.

Las organizaciones defensoras de los derechos humanos Cuban Prisoners Defenders y Civil Right Defenders califican las sentencias por “conducta antisocial” de “alarmantes”. De acuerdo con ambas fuentes, el 99,5% de las personas juzgadas por “peligrosidad social predelictiva” en Cuba es declarado culpable.

Este procedimiento acusatorio “se usa con frecuencia por su celeridad y eficacia contra disidentes, emprendedores y cualquier tipo de persona que consideren un peligro urgente para el régimen, lo que conlleva no solo la prisión preventiva, sino procesos sumarísimos que impiden el debido ejercicio de la defensa”.

Esta semana también trascendió que Cuba es “el primer país por (número de) personas privadas de libertad del mundo”, teniendo en cuenta su población de 11 millones de habitantes, de acuerdo con el informe presentado en Madrid por Prisoners Defenders y Civil Right Defender.