Las autoridades instan a la población a reducir el consumo de energía, que el último mes ha sido superior al previsto. (EFE).-

 

La Isla se enfrenta de nuevo a un déficit de electricidad.

 

—Las previsiones de consumo de energía se sobrepasaron este agosto en apenas un 1,1%, pero ha sido suficiente para que las autoridades cubanas pidan a la población que reduzca el consumo. El viceprimer ministro Ramiro Valdés Menéndez llegó a pedir este jueves a los consejos energéticos municipales que identifiquen a los altos consumidores en residencias y servicios estatales.

El Consejo Energético Nacional cifró el consumo en agosto en 16.890 megavatios hora, un 1,1% superior a lo que la Isla puede permitirse. Además, el primer día de septiembre el consumo fue de casi un 5% más de la energía disponible.

Liván Arronte Cruz, ministro de Energía y Minas, especificó que el consumo eléctrico está siendo más elevado durante la noche y la madrugada, especialmente en las zonas residenciales de las provincias occidentales. Sin embargo, el titular del área solo acabó exculpando a los residentes de la zona oriental de Cuba, al señalar que también Camagüey y el centro de la Isla disparan el gasto.

Liván Arronte Cruz, ministro de Energía y Minas, especificó que el consumo eléctrico está siendo más elevado durante la noche y la madrugada, especialmente en las zonas residenciales de las provincias occidentales

El pasado agosto, Arronte Cruz sostuvo en el programa de la Televisión Cubana Mesa Redonda que los apagones no se producían por escasez de combustible y que se estaba cumpliendo el plan de producción de petróleo y gas en un 103%, lo que garantizaría el 51% del combustible empleado en la generación de electricidad. La cantidad restante se atribuye a lo proporcionado por Venezuela.

La medida recuerda preocupantemente a la situación vivida en la Isla hace justo un año, cuando el déficit de combustible puso en jaque la distribución de alimentos y se restringió el consumo de electricidad en el campo y algunas industrias, lo que las autoridades calificaron de “coyuntura energética”.