El doctor Oscar Elías Biscet | Foto © Wikipedia.-

 

 

Maykel González

Maykel González / CiberCuba.-

—El opositor Oscar Elías Biscet, ex prisionero político y luchador por los derechos humanos en Cuba, fue reconocido en el 68vo Desayuno Nacional de Oración en Washington, en presencia del mandatario Donald Trump y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Biscet, ganador de la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos, no pudo estar presente en el evento porque el régimen cubano le impidió viajar al evento, realizado el pasado jueves.

“La tiranía de #Castro-#DíazCanel me impide realizar este viaje de fe y oración y de presentar mis plegarias por el sufrimiento del pueblo cubano(…)”, denunció Biscet vía Twitter.

Durante el intercambio que sostuvieron más de 4 000 personas de varios países, se recordó a través de un vídeo la persecución religiosa y política sufrida por el líder opositor, quien en 2016 recibiera de manos del entonces presidente George W. Bush la Medalla Presidencial de la Libertad, uno de los más altos premios civiles que concede Estados Unidos.

El doctor Biscet ha sido acosado, encarcelado y detenido varias ocasiones por respaldar la libertad de culto y los derechos humanos en Cuba. El opositor fue condenado a 25  años durante la llamada Causa de los 75 y liberado con una licencia extrapenal en marzo de 2011.

Debido a que no pudo presentarse al encuentro, expresó su agradecimiento en una carta dirigida al congresista estadounidense John Moolenar, al congresista Thomas Suozzi y al antiguo representante de Virginia, Frank Wolf.

“Hoy, en el país, estamos en una escalada creciente de persecuciones por parte del gobierno cubano contra la población, los activistas prodemocráticos e instituciones religiosas, que se han vuelto más firmes en la defensa de los derechos humanos y desean un cambio hacia la libertad y la democracia”, refirió en la misiva, que reproduce el sitio de The Global Liberty Alliance (Alianza para la Libertad Global).

“Doy gracias al Dios Bíblico que en su país, Estados Unidos, está dando muestra en la práctica de la defensa y protección de la libertad religiosa”, agregó Biscet.

De acuerdo también con The Global Liberty Alliance, organización sin fines de lucro con sede en Alexandria, Virginia, que defiende los derechos individuales fundamentales, la libre empresa y el estado de derecho, el médico y opositor cubano es “uno de 11 líderes religiosos que sufren por sus firmes convicciones”.

La declaración de la organización denuncia que Biscet “ha sido encarcelado por más de 25 años por apoyar la libertad de culto y los derechos humanos en Cuba, no le permitieron salir de su país para asistir al Desayuno”.

El Desayuno Nacional de Oración se celebra cada año en Washington, generalmente el primer jueves de febrero. En este foro coinciden cientos de líderes religiosos, encargados de políticas, empresarios y el presidente de Estados Unidos.

Ahí se desarrollan reuniones y seminarios que apuntan a establecer y fortalecer vínculos entre la comunidad política y la religiosa.

El primero de estos debates tuvo lugar en 1953, bajo el gobierno del presidente Dwight Eisenhower, quien entonces se dirigió a unos 400 participantes en el Hotel Mayflower, en Washington.