Regina Duarte y Bolsonaro./ JAIR BOLSONARO/TWITTER.-

 

 

La popular actriz acepta hacerse cargo interinamente de la Secretaría de Cultura de Brasil.

 

 

 

DDC, Brasilia.-

—La popular actriz de telenovelas Regina Duarte aceptó hacerse cargo interinamente de la Secretaría de Cultura de Brasil en reemplazo de Eduardo Alvim, quien el viernes pasado fue destituido por el presidente Jair Bolsonaro, tras haber citado casi textualmente un discurso de Joseph Goebbels.

Duarte, de 72 años, acumula un extenso repertorio de papeles protagónicos en telenovelas durante sus más de cinco décadas en la pantalla chica, incluyendo algunos por los que es muy recordada en Cuba, sobre todo en su rol de madre en “Una mujer llamada Malú” (1979), y como la protagonista de “Vale todo”.

“Nos pusimos de novios con el Gobierno”, dijo Duarte, luego de reunirse en su casa de Río de Janeiro con Bolsonaro, quien manifestó que la actriz primero hará una prueba dentro de la Secretaría. Por esa razón, Duarte catalogó la relación como un “noviazgo”, reportó EFE.

La actriz es conocida por haber asumido posiciones de derecha en su afán de defender a Bolsonaro. “Con cuerpo y alma con este Gobierno, ya sabes, apasionada como siempre por mi país, loca por contribuir a la producción de alegría y felicidad general… Me entrego a lo que Dios y el Destino me tienen reservado, muy agradecida por la confianza de todos”, escribió la nueva secretaria interina en Instagram.

No obstante, su aceptación del cargo ha estado rodeada por la polémica, luego de que TV Globo, con la que tiene contrato desde hace casi 50 años, declarara que de asumir la cartera ministerial debía “pedir la suspensión de su vínculo con la emisora, como impone nuestra política interna”, afirmó la empresa en una declaración.

Duarte se estrenó en TV Globo en 1969, como protagonista de “Véu de Noiva”, título con el que se ganó el calificativo de “novia de Brasil”. Allí participó en éxitos como “Irmãos Coragem” (1970 e 1995), “Malú Mulher” (1979), “Roque Santeiro” (1985), “Vale Tudo” (1988), “Rainha da Sucata” (1990), “Por Amor” (1997), “Páginas da Vida” (2006), “O Astro” (2011).

Duarte había sido censurada por la dictadura militar, que prohibió la exhibición de “Roque Santeiro”. En ese momento, la actriz hizo un reclamo al régimen, junto a Roberto Marinho, dueño de la TV Globo.

También fue protagonista en 2002 de una campaña contra el entonces candidato Luiz Inácio Lula da Silva. En 2018 declaró su apoyo a Bolsonaro y, en plena campaña, lo visitó en su residencia en Río de Janeiro, cuando el líder ultraderechista se recuperaba del atentado que sufrió poco antes de las elecciones.