Rostro de Silverio Portal Contreras en una campaña por la libertad de los presos políticos en Cuba. / ESTADO DE SATS.-

 

DIARIO DE CUBA conversa con familiares y amigos del opositor, amenazado con una nueva causa por ‘atentado’ por resistirse a malos tratos en prisión.

DDC, La Habana 

Silverio Portal Contreras, un “hombre humilde, de principios”, como lo describen familiares, amigos y hermanos de lucha, está encarcelado por disentir del régimen, en condiciones de salud en extremo delicadas que atentan contra su vida y amenazado con una nueva causa por “atentado” tras la última golpiza que le ha hecho perder la visión de un ojo.

Cumple sentencia de cuatro años por supuesto desacato y desorden público, pues protestó ante la incapacidad del Gobierno cubano para arreglar edificios en ruinas.

“Mi esposo es una persona muy luchadora, amorosa, humilde y no agresivo”, señaló Lucinda González Gómez en conversación con DIARIO DE CUBA.

Según González Gómez, Portal Contreras, de 72 años, se unió a la oposición “por los abusos del régimen contra el pueblo”.

“Mirando la destrucción en La Habana Vieja (donde vivía su madre)”, donde las autoridades “nada más reparan la parte donde recaudan divisas, todo lo que es hoteles, museos, donde las viviendas del pueblo, sin embargo, no tienen reparación”, explicó.

“Esas injusticias que él vivía las fue acumulando hasta que un día conoció a un opositor y supo de la lucha pacífica en Cuba”, continuó.

Portal Contreras integró desde sus inicios el Movimiento Opositor por una Nueva República que lidera José Díaz Silva en La Habana. Hoy pertenece junto a su esposa a la organización Cuba Independiente y Democrática.

“Él tenía un proyecto de ‘No más muertes en Cuba por derrumbes’. En una peña sobre el tema él llegó a reunir a más de 100 personas en el Parque Central. Iban al Gobierno, a la Dirección Municipal de Vivienda, a protestar por esas personas que estaban viviendo en La Habana Vieja en muy mal estado”, recordó González Gómez.

“En una ocasión (en 2018) lo detuvieron, lo golpearon, lo llevaron a Zanja, y de ahí a Valle Grande”, rememoró su esposa.

“Allí fue donde le dio la trombosis que le dejó paralizada la parte izquierda de su cuerpo”, lamentó.

“Fue ingresado en el Hospital La Covadonga del Cerro. Más tarde fue llevado para la unidad 1580, donde permanece actualmente. Allí yo empecé a dar bateo porque él estaba mal, lo veía muy malito, se babeaba, estaba muy cabizbajo, muy deprimido”, relató Lucinda.

Fue ingresado entonces en el hospital de la prisión Combinado del Este.

“Allí estuvo 21 días en fisioterapia, mejoró bastante, pero es lo que me dijo el médico entonces: las personas con esa patología deben tener más de un año de fisioterapia para enderezarse un poco”.

Sobre la situación actual de Portal Contreras, Lucinda ha sabido “por boca de otra gente”.

“Desde el 7 de febrero yo no veo a mi esposo. Desde el 23 de abril que le dio una segunda isquemia transitoria no sé nada. Ese día hablé con él y me di cuenta de que no estaba bien por la forma en que me hablaba, tenía la lengua ‘tropelosa’, le costaba trabajo para pronunciar las palabras”, aseguró.

“El 14 de abril vino la Seguridad del Estado a recoger los medicamentos de Silverio. Les di lo que ellos me permitieron. El día 20 le hicieron entrega de lo que le mandé. Le robaron un reloj y los nasobucos, de 23 que le mandé le dieron siete”, dijo.

De acuerdo con el testimonio de su esposa, “a raíz de esto él tuvo una discusión con el represor mayor Seúl y el capitán que se hace llamar Pedro”.

“No sé que fue lo que se formó que lo golpearon y lo llevaron para celda de castigo. Fue un preso quien me llamó y me hizo todo este relato”, aseguró.

Tras una denuncia de Lucinda González en las redes sociales, otro preso la llamó y le comunicó que a Silverio ya lo habían sacado de la celda de castigo y que del ojo que lo golpearon no veía”.

“Tampoco lo dejan llamar por teléfono. Lleva más de dos meses sin poder comunicarse con el exterior”, denunció González.

El próximo 18 de junio Portal Contreras cumple dos años de condena, le quedan otros dos. Este mismo jueves el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas pidió al régimen la liberación inmediata de Portal Contreras y otros seis prisioneros políticos cubanos.

“Temo por su salud, temo por la vida de él, Silverio tiene su salud muy delicada, es un hipertenso malo, ha estado un mes entero con la presión en 160 con 100. El régimen este no se compadece. Le denegaron la extrapenal, la mínima, le correspondía ir a campamento, también se lo denegaron. Todos los beneficios de los reclusos a él se lo han negado”, condenó su esposa.

Alma noble

Como líder del movimiento donde se inició Portal Contreras, José Díaz Silva describió al opositor como un hombre de principios que ha demostrado siempre estar apegado a la lucha por las libertades, la defensa de los derechos humanos y la democracia en Cuba.

“Es delegado activo del Movimiento Opositor por una Nueva República. Todavía en prisión así se mantiene”, dijo Díaz Silva.

El activista compartió con Portal Contreras momentos en la peña que realizaban todos los jueves en el Parque Central de La Habana.

“Se llenaba de activistas, pero también de personas interesadas. Por supuesto, la Policía y la Seguridad del Estado se movilizaba para hostigarnos”, pero a pesar de esto el hoy prisionero político mantenía sus denuncias contra el deplorable estado de las construcciones.

“Antes de entrar a prisión siempre estuvo a nuestro lado, de nuestra causa”, añadió.

Osmel Aguilera Vázquez, activista de la misma organización y liberado el miércoles después de cumplir una causa por desobediencia, coincidió con Silverio Portal en prisión.

“Pasamos por varios momentos difíciles, de tortura, de abuso, de crueldad de este régimen”, dijo a DIARIO DE CUBA.

Según Aguilera, fue testigo de una golpiza que le propinaron. “Antes de salir coincidí con él en el puesto médico, estaba perdiendo la visión. Está amenazado por oficiales con iniciarle una causa por atentado, después de haber sido él quien recibió la golpiza, todavía tiene las huellas”, aseguró.

El fotógrafo Claudio Fuentes, con quien también coincidió Portal Contreras en la campaña Todos Marchamos organizadas desde el Foro por los Derechos y Libertades, calificó al opositor como un hombre “tremendamente respetuoso y humilde”.

“Todos los domingos íbamos al parque Mahatma Gandhi, al lado de la Iglesia Santa Rita”, recordó Fuentes sobre las manifestaciones pacíficas por la libertad de los presos políticos protagonizadas por las Damas de Blanco y reprimidas con saña.

“Silverio siempre tratando de llegar puntual, no faltar, escondidos el sábado como forajidos para poder presentarnos allí cada domingo”, añadió.

“(…) Es un buen hombre, un alma noble, sencillo, humilde, de una formación digamos básica, pero de una tremenda decencia, de mucho respeto”, lo describió el activista.

“A mi a veces me hablaba como si fuera yo su padre. Siempre tratando de informarse, siempre tenía algún folleto o periódico del exilio. Siempre muy molesto con los abusos en su barrio con noticias que también narraban otro tipo de violaciones a los derechos humanos en Cuba, a la represión que siempre había contra los ‘cuentrapropistas'”, señaló.

“La Policía del régimen hace uso de sus mecanismos ‘legales’ para evitar llevar a la cárcel a cubanos por causas políticas, siempre manejan los juicios de manera amañada a su favor para endilgarte sentencias por delitos comunes”, declaró Fuentes y puso de ejemplo el caso de Silverio Portal.

“Cuando le den la liberación a Silverio, como lo han machucado tanto, siempre van a intentar que este hombre salga de Cuba. Como desde Estado de Sats hemos denunciado, el objetivo es secar a la oposición interna, para cuando haya una crisis, que no tenga una estructura que de alguna manera pueda llevar su mensaje a la mayor cantidad de gente de Cuba y generar una respuesta cívica lo más masiva posible”, sentenció.