Por Ivan Pentchoukov / The Epoch Times | 08 de Diciembre de 2020.-

“El Estado demandante sostiene respetuosamente que los tipos de irregularidades electorales descritas superan la problemática de los chad parcialmente perforados de las elecciones del 2000, en su grado de desviación de las leyes estatales y federales”, afirma la moción de la Corte Suprema (pdf). “Además, estas fallas excluyen acumulativamente saber quién ganó legítimamente las elecciones de 2020 y amenazan con empañar todas las elecciones futuras”.

La demanda busca una determinación, por parte del tribunal, de que los cuatro estados clave llevaron a cabo las elecciones de 2020 en violación de la Constitución. Texas solicitó a la Corte Suprema que prohíba el recuento de los votos emitidos, por los cuatro estados, al Colegio Electoral. Para los estados que ya han designado electores, la demanda le solicita al tribunal que ordene a las legislaturas estatales que designen nuevos electores, de acuerdo con la Constitución.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, presentó la impugnación el día de la llamada fecha límite de puerto seguro. Los votos electorales acumulados en los cuatro estados son suficientes para determinar el resultado de las elecciones de 2020.

“La confianza en la integridad de nuestros procesos electorales es sacrosanta y conecta a nuestra ciudadanía y a los estados en esta Unión. Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin destruyeron esa confianza y comprometieron la seguridad e integridad de las elecciones de 2020″, dijo Paxton en una declaración.

“Los estados violaron estatutos promulgados por sus legislaturas debidamente elegidas, violando así la Constitución. Al ignorar, tanto la ley estatal como la federal, estos estados no solo han contaminado la integridad del voto de sus propios ciudadanos, sino también de Texas y de todos los demás estados que celebraron elecciones legales”, agregó. “Su incumplimiento del estado de derecho arroja una oscura sombra de duda sobre el resultado de toda la elección. Ahora pedimos que la Corte Suprema intervenga para corregir este atroz error”.

La campaña de Trump y otros grupos han presentado demandas legales que están a la espera de respuesta en todos los estados, pero hasta la fecha, solo una demanda presentada por los republicanos de Pensilvania ha llegado al tribunal más alto de la nación. El juez de la Corte Suprema, Samuel Alito, ordenó que los escritos de ese caso se presentaran el martes por la mañana, lo que indica que es inminente una decisión sobre una orden de restricción temporal.

El argumento principal del demandante se centra en la promulgación de leyes, reglas y procedimientos electorales en los cuatro estados que, supuestamente, infringieron la función constitucional para determinar los electores de las legislaturas estatales.

Por ejemplo, los secretarios de estado en Pensilvania y Georgia “derogaron” los estatutos estatales que requieren “verificación de firma para boletas ausentes o por correo”, afirma la demanda.

En Wisconsin, la comisión electoral del estado “y otros funcionarios locales modificaron inconstitucionalmente las leyes electorales de Wisconsin, cada vez que tomaron medidas que debilitaron o eliminaron los procedimientos de seguridad establecidos” que establecieron “para garantizar la integridad del voto en ausencia”. La Comisión Electoral de Wisconsin, por ejemplo, llevó a cabo una campaña para instalar urnas en todos los estados, incluidas las no vigiladas.