En su intervención de media hora solo cita los altercados violentos de Barcelona durante 40 segundos

–El presidente autonómico catalán, Quim Torra, ha abierto un nuevo pulso con el Estado de Derecho este jueves desde el Parlamento de Cataluña. Según ha anunciado en una comparecencia hecha a petición suya, «en esta legislatura» convocará un nuevo referéndum de autodeterminación. También ha asegurado que en la primavera de 2020 estará lista la propuesta de «Constitución republicana», en el marco del debate constituyente al margen de las instituciones que inició Lluís Llach con el apoyo de la Generalitat.

«Defenderé que en esta legislatura se vuelva a ejercer el derecho a la autoderminación», ha anunciado antes de hacer un largo y seco silencio en la tribuna de oradores de la Cámara catalana. El discurso de Torra ha sido muy breve, de unos 30 minutos, y se ha centrado en cargar contra la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del 1-O y anunciar su plan para los próximos meses. «No podemos no estar a la altura de esta gente que se ha mojado por la libertad, la justicia y la democracia», ha añadido.

De esta manera, Torra sube el órdago al Estado de Derecho y, mientras en Cataluña se dan violentos altercados por la noche (van tres días) considera que la región no puede seguir viviendo en «la jaula» que, a su parecer, es España. Para ello se ha propuesto aprobar los presupuestos para 2020, exigir «la amnistía» para los condenados por sedición por el 1-O y «volver a ejercer el ejercicio de la autodeterminación, en esta legislatura». «Habrá que volver a poner las urnas para la autodeterminación», ha resumido.

«Todos tenemos que hacer este esfuerzo y asumir este compromiso. Esta legislatura, si todos lo hacemos posible, tenemos que poder finalizarla validando la independencia», ha concluido Torra. Así las cosas, el jefe del ejecutivo autonómico catalán ha retado a «conseguirlo, no internarlo», en referencia al «éxito incompleto» que el secesionismo ve en el referéndum ilegal del 1-O, cuando se votó, pero no se implementaron los resultados.

Los disturbios… de refilón

El presidente autonómico ha intervenido durante treinta minutos. Apenas cuarenta segundos los ha dedicado a la violencia callejera protagonizada por el independentismo radical que se está llevando a cabo en las últimas tres noches. Unos hechos que ha condenado, «como toda la violencia, venga de donde venga»; y ha reprochado a Cs y PP que no hayan condenado «la violencia» del 1-O. El presidente de la Generalitat ha reiterado su mensaje de anoche pidiendo «calma» y «serenidad» y ha asegurado que «los independentistas no nos reconocemos en la violencia».

«Represión»

En cuanto al motivo de su comparecencia, para anunciar los pasos a seguir tras la sentencia del Supremo, Torra ha definido como «infame», «venganza», «ignominia», «represión»… la sentencia y al Alto Tribunal. También ha criticado la última decisión del Tribunal Constitucional, que ayer suspendió varias resoluciones contrarias a la Constitución: «En esta Cámara volveremos a hablar y discutir sobre el derecho a la autodeterminación y ningún tribunal lo impedirá».