Roberto Quiñones al salir de prisión.-

 

El abogado y periodista cubano abandona este viernes la prisión de Guantánamo con una severa pérdida de peso.

DDC, Guantánamo

—El periodista independiente y abogado Roberto de Jesús Quiñones Haces fue excarcelado este viernes en Guantánamo, luego de cumplir una condena por los presuntos delitos de “desobediencia” y “resistencia”.

De acuerdo con el diario digital Cubanet, Quiñones Haces salió de prisión durante la mañana de esta jornada. Había sido encarcelado el 11 de septiembre de 2019 y hasta esa fecha fue el único reportero condenado en Cuba desde la Primavera Negra de 2003.

En abril de 2019, Quiñones reportaba para Cubanet los pormenores de un juicio que se llevaba a cabo en el Tribunal Municipal de Guantánamo a la pareja de pastores evangélicos Ramón Rigal y Ayda Expósito, quienes fueron también encarcelados por educar a sus hijos en su casa.

Según el periodista, la Policía lo detuvo y golpeó. Como resultado, presentó una queja formal contra los agentes.

No obstante, en agosto de 2019, Quiñones Haces fue declarado culpable de “resistencia” y “desobediencia” y condenado a un año de prisión. El 23 de agosto, un tribunal de apelación confirmó su condena, sin concederle una nueva audiencia oral.

Varias organizaciones internacionales, medios de prensa independientes, personalidades y políticos de Cuba y el mundo exigieron su liberación desde el inicio de su condena.

El miércoles último, las organizaciones de derechos humanos Article 19, el Institute for War and Peace Reporting (IWPR) y Amnistía Internacional exigieron el régimen cubano su liberación, mientras que el Gobierno de EEUU, a través del subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, hizo lo mismo el jueves.

A fines de julio, 22 organizaciones defensoras de los derechos humanos y medios independientes cubanos dirigieron una carta al papa Francisco para que intercediera ante el Gobierno cubano a favor del periodista.

Mientras estuvo en prisión, Quiñones Haces denunció las condiciones de reclusión, que incluyen el hacinamiento, la mala calidad del agua y los alimentos, y la falta de atención médica adecuada, por lo cual fue sancionado por el Consejo Disciplinario de la Prisión Municipal de Guantánamo, prohibiéndole escribir en adelante, según testimonios que trascendieron en la prensa y que Article 19 pudo recabar.

Quiñones Haces, que tiene 63 años, desarrolló en prisión dolencias gastrointestinales, respiratorias y otras complicaciones de salud relacionadas con patologías preexistentes, según ha declarado su familia.