Por Mimi Nguyen Ly.| 19 de Diciembre de 2020.-

“Peter Navarro publica un informe de 36 páginas que alega que el fraude electoral es ‘más que suficiente’ para darle la victoria a Trump. Un gran informe de Peter. Estadísticamente es imposible haber perdido las elecciones de 2020”, escribió el presidente en Twitter la madrugada del sábado.

También marcó una “gran protesta” en Washington, D.C. para el 6 de enero. “¡Estén allí, será increíble!”, escribió Trump.

Navarro, quien es asesor del presidente en la Casa Blanca y director de la Oficina de Política Comercial y de Manufactura, publicó el informe el 17 de diciembre en su calidad de ciudadano particular.

“De los hallazgos de este informe, es posible inferir lo que bien podría haber sido una estrategia coordinada para colocar efectivamente la baraja de las elecciones contra la fórmula de Trump-Pence”, escribió Navarro.

“De hecho, los patrones de irregularidades electorales observados en este informe son tan consistentes a través de los seis estados de la contienda electoral que sugieren una estrategia coordinada para, sí no robar la elección, entonces jugar estratégicamente el proceso electoral de tal manera que incline injustamente el campo de juego a favor de la candidatura de Biden-Harris”.

El informe examinó “seis dimensiones” de supuestas irregularidades electorales en los estados de la contienda electoral de Georgia, Pensilvania, Michigan y Wisconsin, así como Arizona y Nevada.

Resumen de las conclusiones sobre las irregularidades electorales en seis estados del campo de batalla. (Fuente: Datos del Informe de la Inmaculada Decepción; Diseño de The Epoch Times)

Las “seis dimensiones” incluyen el fraude total a los votantes, mal manejo de los votos, faltas de proceso impugnables, violaciones de la cláusula de protección igualitaria, irregularidades en máquinas de votación y anomalías estadísticas significativas, según Navarro. Cada “dimensión” se clasifica además en varios subconjuntos en el informe.

Por ejemplo el informe señala que el “fraude electoral descarado” abarca una serie de fenómenos, como la fabricación a gran escala de votos falsos, el soborno, los votantes muertos, los votos emitidos por votantes inelegibles, como delincuentes y extranjeros ilegales, los votos contados varias veces y los votantes ilegales de otros estados.

Resumen de los hallazgos sobre el fraude electoral en seis estados disputados. (Fuente: Datos del Informe de la Inmaculada Decepción; Diseño de The Epoch Times)

“Esto fue un robo de mil cortes a través de seis dimensiones y seis estados clave en lugar de una sola irregularidad electoral tipo ‘bala de plata’”, escribió Navarro en sus observaciones finales. “Mientras que los seis estados disputados exhiben la mayoría, o todas, las seis dimensiones de las irregularidades electorales, cada estado tiene una mezcla única de cuestiones que podrían considerarse ‘más importantes’”.

Navarro adoptó un tono pesado a lo que llamó “medios anti-Trump y censura de las redes sociales” por ser cómplices en bloquear a los estadounidenses de la verdad de la situación. “Este es un juego peligroso que simultáneamente socava la credibilidad de los medios y la estabilidad de nuestro sistema político y de la república”, dijo.

Además hizo un llamado a los periodistas y líderes políticos que participaron en tales esfuerzos para que reconozcan las irregularidades electorales y lleven a cabo investigaciones sobre las elecciones de 2020.

Peter Navarro, Director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, en la convención de la CPAC en National Harbor, Md., el 1 de marzo de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times).

“Si esto no se hace antes del día de la inauguración nos arriesgamos a poner en el poder a un presidente ilegítimo e ilegal que carece del apoyo de un gran segmento del pueblo estadounidense”, escribió, añadiendo que si las irregularidades electorales no se investigan completamente antes del 20 de enero, la nación podría no volver a tener una elección presidencial justa.

A su vez deploró lo que él llamó los fracasos de los gobernadores republicanos de Arizona y Georgia, así como de las legislaturas estatales de Arizona, Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin, donde los republicanos tienen la mayoría en ambas cámaras, para iniciar investigaciones sobre presuntas irregularidades electorales.

Navarro también dijo que los tribunales estatales y federales, incluida la Corte Suprema, “fallaron al pueblo estadounidense al negarse a adjudicar apropiadamente las irregularidades electorales que se le han presentado”.

Trump y otros interesados buscaron recursos legales a través de los seis estados de la contienda desde el 3 de noviembre, pero ningún intento ha resultado como se esperaba. La Corte Suprema se negó recientemente a escuchar los casos presentados por Texas y Pensilvania, los cuales impugnan la integridad y el resultado de la elección.

Los electores republicanos designados de siete estados a principios de esta semana emitieron votos favorables a Trump. Ellos explicaron que emitir sus votos preservarían las disputas legales de Trump en medio de múltiples demandas que impugnan el resultado de la elección. Sus votos corresponden a los mismos estados que los electores demócratas formalmente designados votaron por Joe Biden y la senadora Kamala Harris (D-Calif.).