“Ganamos Pensilvania, ganamos todo”, dijo el republicano Trump a sus seguidores en Allentown, en la primera de las tres paradas en ese estado. El mandatario predijo una victoria en el estado a pesar de estar detrás de Biden en varias encuestas.

Biden hizo una aparición a menor escala en la ciudad de Chester, cerca de Filadelfia, donde se reunió con una docena de voluntarios de campaña y habló con periodistas. Biden dijo que “con la gracia de Dios” ganaría Pensilvania, el estado donde nació.

“Creo que vamos a ganar Michigan, creo que vamos a ganar Wisconsin. Creo que vamos a ganar Minnesota. Creo que tenemos una oportunidad de pelear en Ohio. Creo que tenemos una oportunidad de pelear en Carolina del Norte”. “Tenemos una oportunidad de luchar en Georgia”, agregó Biden, refiriéndose a otros estados que podrían definir la elección.

Biden también intensificó sus críticas al manejo de Trump de una pandemia de coronavirus que ha matado a aproximadamente 225.000 estadounidenses y dijo: “La conclusión es que Donald Trump es el peor presidente posible, la peor persona posible para guiarnos en esta pandemia”.

Más de 60 millones de estadounidenses han depositado ya su voto para los comicios del 3 de noviembre, en un ritmo récord que podría desembocar en la mayor participación de electores en Estados Unidos en más de un siglo.

El aumento de casos de coronavirus en muchas partes del país y un brote de COVID-19 detectado entre el personal del vicepresidente Mike Pence han mantenido el foco de la campaña en la pandemia.

A pesar de la sólida ventaja de Biden en las encuestas de opinión a nivel nacional, la contienda parece más ajustada en esos estados críticos que podrían decidir el resultado. Una encuesta de Reuters/Ipsos realizada del 20 al 26 de octubre le dio a Biden una pequeña ventaja sobre Trump en Pensilvania.

Pensilvania es un estado en que los votantes tienden a oscilar entre cualquiera de los dos grandes partidos y ha sido cortejado con fuerza por ambos candidatos, que han realizado visitas frecuentes.

Trump se trasladó de Allentown a Lititz y luego debía dirigirse a Martinsburg. El presidente también tiene planeada varias paradas en Michigan y Wisconsin esta semana, así como visitas a Arizona, Nebraska y Nevada.

Trump dijo a periodistas que espera ganar Pensilvania por un margen mayor que el estrecho con el que derrotó a la demócrata Hillary Clinton en 2016.

Al dirigirse a partidarios, Trump se refirió a lo que llamó “un tema existencial” para Pensilvania, al aludir a un comentario hecho por Biden durante el debate presidencial de la semana pasada respecto a que, de ser elegido, “haría una transición” en Estados Unidos en materia de energía desde el petróleo y el gas natural.

“Quiere ir con molinos de viento fabricados en Alemania y China”, dijo Trump, que agregó que “el plan de Biden es una sentencia de muerte económica para el sector energético de Pensilvania”.

En Chester, Biden defendió su postura y dijo: “No voy a cerrar campos petroleros. No estoy eliminando el ‘fracking’. Estoy invirtiendo en energía limpia”. Agregó que su plan para una economía más amigable con el clima creará empleos bien pagados e impulsará a las empresas estadounidenses.

______
Reporte de Michael Martina y Steve Holland; reporte adicional de Andrea Shalal y Ernest Scheyder; escrito por Will Dunham; editado en español por Carlos Serrano y Rodrigo Charme