Junqueras, ayer a su llegada al campus de Manresa de la Universidad de Vic – Inés Baucells.-

 

El líder independentista catalán preso y condenado por el delito de sedición  diseñará él mismo el curso que impartirá en sus salidas de la cárcel.

 

 

Miguel Vera y Jesús Hierro / ABC.-

MANRESA, (BARCELONA) Actualizado:.-

—Gabriel, Meritxell y Enric observaban la nube de periodistas, curiosos y fotógrafos que ayer perturbaba la habitual normalidad del campus de la UVic-UCC de Manresa (Barcelona). Las cámaras buscaban la imagen del preso Oriol Junqueras entrando en la facultad en la que ellos estudian agricultura. Fue el primero de muchos días en que los alumnos lo verán cruzar esa puerta. Será en este centro donde impartirá clases, ahora que la cárcel ha flexibilizado el cumplimiento de la pena del exvicepresidente del Govern.

Junqueras y el exconsejero Raül Romeva -que salió el lunes por primera vez de prisión- han sido los últimos presos del «procés» en sumarse al «club del 100.2». Ese ya controvertido artículo del reglamento penitenciario que permite, por ejemplo, que los presos salgan de la cárcel durante el día a trabajar o hacer voluntariados pese a estar en un régimen ordinario. Siete de los nueve líderes independentistas condenados por sedición ya lo disfrutan. La Consejería de Justicia da por hecho que pronto lo obtendrán todos (solo faltan Rull y Turull), pese a ser un articulo poco utilizado. Unos 405 presos, de los más de 6.000 que pueden optar a él, disfrutan del 100.2. Pero en el caso de los líderes independentistas lo harán todos. La Fiscalía se opone a su concesión, pero será la juez de vigilancia penitenciaria la que deberá confirmar o retirar estos beneficios.

El procedimiento con todos los líderes independentistas ha sido semejante. Las juntas de tratamiento del centro penitenciario avalan que se le aplique el 100.2, buscándose los presos trabajos o voluntariados en instituciones afines, donde a algunos incluso los reciben con lazos amarillos. El caso de Junqueras, con sus clases a medida en el campus de Manresa, no será una excepción.

El rector alaba a Junqueras

Fue el propio Junqueras quien se ofreció a la UVic, y su rector, Josep Eladi Baños, lo aceptó de buen grado «por su valía». Así que encargó a los responsables del campus de Manresa que le buscaran un hueco. En definitiva, que le crearan una plaza a medida en una universidad afín, donde ayer fue aclamado por buena parte de los estudiantes. «Ha elegido una universidad donde hay una mayoría independentista para evitarse problemas», señalaba Gabriel a ABC. Sus compañeros asentían, matizando, eso sí, que pese a que su estudiantado se inclina más por la secesión, no muestra la radicalidad de otros campus, con un alumnado más politizado y cercano a la CUP. Con todo, Junqueras jugará en casa. Las consideraciones de Gabriel, Meritxell y Enric demuestran que su campus es territorio amigo.

Junqueras llegó a media mañana acompañado de una abogada de Esquerra y de uno de sus hombres de confianza en su etapa en la Generalitat. La vicerrectora de la Universidad de Vic, Sílvia Mas, le dio la bienvenida entre los vítores y aplausos de los estudiantes, que improvisaron un pasillo para recibirle. Y él lo agradeció: «Gracias a todo el mundo por vuestro apoyo. Os quiero», escribió luego en Twitter.

Fue su primer día en el centro, pero todavía no ha comenzado a impartir clases. No será hasta después de Semana Santa. Ayer, acompañado de la vicerrectora, Junqueras dedicó la mañana a recorrer las instalaciones donde dirigirá un curso «de corta duración» que aun no tiene nombre, ni horarios, ni contenido ni precios. «Estas primeras semanas se dedicará a la elaboración del programa, centrado en el ámbito en el que se doctoró», explicaba el centro. Lo único claro es que será de «formación continua», que no formará parte ningún grado ni dará derecho a títulos oficiales.

La Universidad de Vic se convierte en el enésimo centro educativo catalán incapaz de abstraerse de una politización que se cuela por todas los poros de la sociedad. Mucho se sienten incómodos por la situación de las facultades catalanas. Por ejemplo, el colectivo de profesores Universitaris per la Convivència quiere poner fin a la instrumentalización política en los campus. Por eso presentaron ayer a la Generalitat una propuesta para que los órganos de gobierno de las universidades no se posicionen políticamente.

El mismo día en que Junqueras acudía a Manresa, recibía un varapalo del Tribunal General de la Unión Europea (TGUE). El tribunal desestimó su petición de establecer medidas cautelares que le permitieran ocupar su escaño en el Parlamento Europeo.